martes, 17 de mayo de 2011

Por qué siempre quedan duras las lentejas...


Soy la parte discordante
de esta nada que me atrapa,
inquilina de un todo viejo
que hoy quiere desahuciarme
y la nada por ser ácrata
y el todo por ser novata
juegan conmigo al tenis
cada uno con sus motivos
mientras escucho a otros
que por mí piensan altivos
llenando la barriga
mientras de realidad lleno mi olla
que sabe bien la verdad si la cocinas
con el caldo de tus neuronas
y alguna que otra papeleta
de aquellas que aposté a la vida
cuando parecía ser la favorita.
Mientras espero sin paciencia
que se ablanden las lentejas
soporto como puedo las embestidas
de esta nada que solo nadea
y este todo que me subestima…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

3 comentarios:

  1. Manjar de dioses, decía Nerón
    Mientras desnudaba de su gabardina
    Esas níveas de la costa de Saltés, y ni las probó
    El muy Cabrito, creo que era mayor pues rimaba, contundente
    Las ranas ni siquiera podemos, más que soñar, el beso
    Del príncipe que nos vuelva, carroza de cinco estrellas
    Entre tanto disfrutaremos, dibujando el cielo
    Eso, no pueden quitárnoslo…Bsts En esa Piel, Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Bien dices que no pueden aunque con fuerza insistan, gracias por tu compañía que es siempre tan grata como precisa, besotes a miles!

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno es dejarlas en remojo... yo las dejo toda la noche, acabarán por salir unas lentejas de lujo; seguro que si, la matería prima es inmensamente buena así que sólo un chup-chup más y listas. Muchos besos.

    ResponderEliminar