miércoles, 10 de agosto de 2011

Canción de las verdades



Cincelando a dentelladas
un nombre en mi epitafio
como lo único cierto, el mío
promesa larvaria comprendida
no ser más que ese viaje
a la piedra hoy comprometida
no espero, no serán otros
los que sobre ella me nombren
soy yo… día tras día
quien cuento del recorrido
mellada la boca por testigo
de cómo conozco mi camino
como sabrán de él otros
como yo o bien distintos
cuando reconcilie el destino ese día
tanto que hoy atesoro
con tanto como debía
tal vez de otra vida
ya pasada
o aún no vivida…
Nadie sabe escribir mi nombre
nadie bien lo pronunciaría
si nadie más que yo de mí sabe
sólo yo sé mis iniciales…
ingrata obra dirán muchos
que guardan sus dientes para la chicha
yo afilo con dolor los míos
pero es que estoy demasiado viva
tanto que la muerte rozo
por el lado en el que se inicia…
y así como fantasma de piel vestida
nadie distingue en mis pupilas
si es la muerte o es la vida
la que mira sus almas estremecidas
si no aguantan los ojos miradas
cómo aguantarían mis mordidas
no hay caso, no es posible
junto a esta piedra y las esquirlas
cuento entonces soledades
cuento las horas y los días
mirando pasar las aves
que llegarán aquí a posarse…
una mañana cualquiera
cuando se cansen de su viaje…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

18 comentarios:

  1. Me dices cómo es ser memoria y lucha, Carmen, estar demasiado acostumbrada a vivir, a sobrevivir, pero aunque yo también soy sobreviviente, mi receta no parece dar tan buenos esultados como la tuya... Tú eres una hermosa Poeta y yo tengo el feliz destino de leerte, pero estoy lejos de ser un Maesro, como tú. Miro y aprendo, Carmen (y te aviso que aprendo rápido). Un día estaremos frente a frente, poetizando largos cafés.

    ResponderEliminar
  2. como nos dejaron de su dialecto los árabes OJALA.. gracias gato, no tengo fórmula más que este vomitar mis propios calambre mi gato querido... besos.

    ResponderEliminar
  3. Concedeme que séa yo...el única que sabe de mi, y deja que soy quien me entiendo en este dialogo entre la vida y la muerte, entre mi guerra y mi paz.... Con ellas me quedo, dellas me nutro y son ellas que me mantienen desperta, para, ombrear con la muerte de mi y seguir "mirando pasar las aves"...
    No se te lo puedo decir quiennes más admiro si la Poetisa o la Mujer!!!!
    Sin duda, uno Poema épico!!!!!
    Un abrazo de lo tamaño de lo mundo y una lagrima muy teimosa.......

    ResponderEliminar
  4. "cuento entonces soledades
    cuento las horas y los días
    mirando pasar las aves
    que llegarán aquí a posarse…
    una mañana cualquiera
    cuando se cansen de su viaje…"
    Maravilloso remate para tan excelsa poesía,llena de un sentimiento,que me ha conmovido,como me ocurre casi siempre que te leo querida niña mía,y te digo mía porque "Todo aquello que amamos lo consideramos nuestra propiedad"(Alberto Cortez)

    ResponderEliminar
  5. Gracias Maria, a ti te aman las dos... no elijas... besos mi lusa bella.

    ResponderEliminar
  6. Pues entre Albertos quede la cosa... pero tu cariño es siempre para mi amuleto, de Cortez las notas, tuya el alma compañera de mis letras, gracias amigo mio, besos.

    ResponderEliminar
  7. Amiga mía es cuestión entonces de contar las Soledades...las horas y los días que sumando en nuestro haber, cada día nos limpian más los debes :))Besote Y Olé tu gracia chiquilla!!!

    ResponderEliminar
  8. Ole tu arte Cj, para la letra, para el bricolage, para tocar el alma... besos poeta mía.

    ResponderEliminar
  9. un bello canto al destino ,al tiempo recorrido a soledades esperadas y vividas y la muerte siempre presente encallada como una piedra consciente , donde las aves son señales, ahí se se acaba quizás el tiempo sublimes versos ,saludos, Europa

    ResponderEliminar
  10. Gracias Jairo... esperas y soledades, eso somos sin remedio. Un abrazo infinito y agradecido.

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente de acuerdo con que somos esperas y soledades. Calambres que saben tejer buenas letras.


    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  12. nadie distingue en mis pupilas
    si es la muerte o es la vida
    la que mira sus almas estremecidas
    si no aguantan los ojos miradas
    cómo aguantarían mis mordidas
    ¡¡Hay amiga como te metes en mi piel,cuantos recuerdo me traes al presente,gracias divina

    ResponderEliminar
  13. Gracias Andri por la lectura, por el comentario y el bello guiño un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Mayte de mi alma, no me meto es que no salí nunca, allí donde con la vida comulgamos, allí ambas, de la mano, estamos, mil besos mi asturiana.

    ResponderEliminar
  15. Te adentraste en tus adentros en la búsqueda pionera y exhaustiva, bello Carmín, de tu clarividente presagio, naturaleza emotiva. Oh… amas lo oculto, lo que es y lo que puede ser. ¿Te gusta ser admirada?... Insistente, tu valor es absoluto, bello Carmín

    ResponderEliminar
  16. Marco donde mejor hallar nuestras verdades que donde se generan amigo mío, gracias por ser siempre compañero y estímulo de mi letra, es por ello que bendecida me considero, gracias Marco, siempre prefiero ser bien mirada que admirada pero de ti cuanto quieras, todo lo agradezco.

    ResponderEliminar
  17. Recojo...cuando reconcilie el destino ese día
    tanto que hoy atesoro
    con tanto como debía
    tal vez de otra vida...Enarbolados tus sueños reina, en las cariátides levantadas de tu férrea memoria, observa, como los ríos llegan a su madre, como el dolor efigie se convierte para vestir a tus hijos estandartes...Bello Europa...

    ResponderEliminar
  18. y cierto queridisimo Restrepo, que de ser se es... mil gracias siempre por dejar aquí de tus sagrados tiempos, no es igual cuando no vienes ni nada es mejor que cuando lo haces.

    ResponderEliminar