sábado, 17 de marzo de 2012

Dicen los insomnios


De vivir entre llamas 
no hallo otra miseria
que estas horribles ganas
de tenerte entre las piernas...

Caro es el despertar
si fue el sueño tan barato
como barato es volar
si me llevas en tus brazos...

Maldigo cada oquedad
donde solo cabe tu ausencia
dañando aún más la soledad
que se enamoró de tu esencia

Faltan labios en mi boca
y falta tu boca en mis labios
no me desgarras la ropa
ni violas mi santuario...

Qué será lo quede
tras tanto arder a solas
un vapor, un llanto leve
y este amor que me devora...

6 comentarios:

  1. Del poder del elixir, su sustancia;
    la alquimia que determina la virtud que poseemos
    de renovarnos en la panacea que nuestra alma cura.
    Del vigor auténtico de reclamar lo nuestro,
    manifiesto queda que vivir tenemos;
    y si lo hacemos, la plenitud logramos
    e inadvertidos jamás quedaremos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maravilloso, mi Dama! ¡Claro que sé por qué te rabio! (aunque anónimamente, pero te recontrarabio)

    ResponderEliminar
  3. Si es un menester no ya evitarlo, el re-abrir a la luz este bestiario, que pleno de lunarios y albas solas, nos enseña como es vivir jodiendo a besos, aunque a veces lo hagamos tanto a solas...Un bello poema de ausencias plenas, gracias Carmela...

    ResponderEliminar
  4. Maldigo cada oquedad
    donde solo cabe tu ausencia
    dañando aún más la soledad
    que se enamoró de tu esencia...Una exquisitez mi querida amiga,un abrazo

    ResponderEliminar
  5. cuartetas muy pero muy genitales, sicalípticas... un espectáculo para gozar en poesía.

    abrazos desde Chile, Ro
    http://misspubis64.blogspot.com

    ResponderEliminar