lunes, 12 de diciembre de 2011

No hay nadie más solo…



Esa voz difusa del pasado
que perdió todos sus rasgos
y reverbera haciendo estragos
en lo anodino de las horas
vuelve esa voz a hacerte daño
la cíclica esencia del desamor
cargada bayoneta entre las manos
que han perdido su reflejo
y llegan cuando ya ha caído
el resto indefenso que usabas de abrigo
la seca loncha del último corte del olvido…

No hay nadie más solo que yo
mientras todos junto a mí bailan
la danza que inventó mi acervo
para ocultarle mi rostro al recuerdo
y escapar así algo más ileso
del espanto con cara de viejo
bailan y me toman en brazos
la divina perfecta carcasa
la que no contiene nada
nada
nada
sólo piel sin fundamento
y esa voz, de nuevo diciendo
sólo te habito yo…
sólo yo....

Carmen Soriano López 
Todos los derechos reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario