jueves, 10 de noviembre de 2011

AL CALOR PREMEDITADO/ Poesía de Patricia Perez y Wilberto Peñarredonda.


FURIA

Llegué a tu lecho al despuntar el sol las primeras luces del alba. 
Tu cuerpo extendido y traslucido de seda blanca, incitaba mis sentidos. 
Irreverente y de senos erguidos, tu pecho palpitaba ungido de sed pasional. 
Tu mirada extraviada y adornada de luenga cabellera negra, 
esculcaba e invitaba a la faena. 
En voz tenue y susurrante me decías...

Dame de tus labios la hiel, que con ella voy a pintar
todas las caricias desesperadas que guardas en tu lugar
Déjame rozarte en silencio la piel hasta hacerte doler
Que son mis manos, cuchillos que desgarran tu masculina virilidad.
Acércate y dame de beber la sangre ardida de tu padecer

Tú desenfrenada pasión petrifico mi deseo
y aunque te veías esplendorosa,
armonizada por la poca luz del recinto, que daban realce a tu sexo, 
no pude responder a tu enervada ansia de ungirte en mi placentera miel.

Eres devastador vacío, amaneciendo en otras pieles
Devorando pasiones te arrastraste como siempre en otros lechos
Y has dejado incrustada la daga deseosa en mi vientre,
esperando con la palidez caliente, que en tu lengua me agites eterna.

Tus palabras fueron el aliciente mágico, para que mi desgastada
virilidad extasiada en un lecho ajeno, retomara mi altivez. 
Raudo me perdí en la furia de tu ser, y un manantial de besos desgarradores,
donde degustaba el almíbar salpicado de sangre de tus labios,
caímos envueltos en la más encarnizada entrega de lujuria

Desquiciada y loca, desgarré tu carne en el vaivén aquel.
Entregada a tu hombría, al doloroso amor de tus labios,
atormenté tu cuerpo cabalgando tu orgullo herido
Te perturbó la humedad que entre mis piernas guardo.
La que germina tu fuego y arremetes en mi ser,
esclavo de mis pasiones embriagadoras. Duérmete, que 
mañana será otro día 

PATRICIA PEREZ & WILBERTO PEÑARREDONDA
Noviembre 9 de 2011-

No hay comentarios:

Publicar un comentario