domingo, 30 de octubre de 2011

EL SUFRAGIO DE LOS MALDITOS



Llenar urnas por no vaciar el alma
y ese miedo a estar solos
nos afilia enseguida a la pérdida
nos deja la voz pero no el voto
de elegir con la sapiencia o el corazón
lo que se elige por impulso
porque solo queda aquella consigna
sobrevivir ante todo
acto reflejo irreflexivo
necesario para los malditos
los que somos siempre solos
sin rutas ni caminos
Solo la pala al hombro
y un desierto que horadar cada día
sin filiación ni partido
sin candidato ni promesa
solo el sudor, el chirrido
y esos buitres ya cansados
que sobrevuelan nuestra testa
desde hace ya demasiado…

CARMEN SORIANO LOPEZ
Todos los derechos reservados

jueves, 27 de octubre de 2011

No quisiera yo morirme...



Tener algo contigo
siendo algo el todo escindido
donde se cuelgan mis piernas
sin más razón ni destino
que hacer de marco mientras entras
en ese lugar de calores clandestinos
que se saturó de letras y contiendas
y te declaró la guerra sin tener ejército
ni más armas que la sabia lengua…
ni más que perder que el sentido mismo…


Tener algo contigo
puede que fuera ese principio
que al origen aniquila
un acólito final subrepticio
derramado en miedos encalados
o huellas insignes de colmillos
que dieran cuenta del recorrido
completado de tu cuerpo bajo el mio
o tal vez fuera esta idolatría
hecha nudos sobre tus tobillos…

Tener algo contigo
sería entonces la quimera
de tener la verdad conmigo
que no hay pasión si el pulso no se acelera
ni hay placer sin dolor del bueno convenido
que no hay disolución sino permanencia
cuando escapa el alma entre gemidos
y corre la sangre con feroz violencia
en cada palpito más abajo del ombligo sentido…

Morirme sin tener algo contigo
será la cuenta que adeude con el destino
razón para volver después a la vida
y en un callejón cobrarme sin pena
lo que quedó pendiente y era mío…

Carmen Soriano Lopez
Todos los derechos reservados

miércoles, 26 de octubre de 2011

Luces consentidas, poesía de Cristián el Gato.


Y EL GRITO CON QUE GRITO TU NOMBRE DE HEMBRA EN CELO
para Carmen Soriano


Recorro con los dedos este jadeo duro,
esta desazón tensa
que al ser acariciada debía ser mi piel
y no me encuentro
¡estoy tan lejos, Carmen, de este sitio!
Me duele en la poesía la líquida palabra,
el tiempo de mi rabia preñada de mareas que lamen tus confines;
me desuellan el sexo
las horas de tus noches de hacerme tanta ausencia;
me hacen arder el lecho rebeliones
que proclaman tu aliento fundido con mi carne
¡y estoy tan lejos, Carmen, de toda mi locura!

A veces, la tristeza es un enigma
y un orgasmo tras otro no tienen la respuesta
y entonces me convierto en todo garras que arrancan tus vestidos
y tus pechos se elevan al roce de mi aliento de fiera liberada
y tu talle y tu vientre son arte de lujuria
y dejo de mirarte tan suave como diosa, tan lejos como Poeta
y acaso ya no importa mientras rasgo mi piel en sórdidos jirones
rabiando por la hembra que escriba con las uñas
la poesía de su muerte en la espalda feroz de mi deseo.

Mil órbitas suceden de la luna
y el sitio en que no estás se vuelve un mar de instintos implacables
y naufrago sin fin entre un sudor de sábanas que ahogan mi delirio.
Mi cuerpo es maldición de náufrago que muere
por beber tu humedad, al fuego de tus noches,
por dejarte mi lengua tatuada en la memoria,
por conocer tu centro largamente,
erguido en la mitad de tus tormentas.

¡Estoy tan lejos, Carmen, de toda mi locura!

El deseo es un demonio que ríe de mis ganas,
que ríe de la falta de tus piernas en torno a mi cintura,
que ríe de cuánto faltan tus nalgas en mis manos,
que ríe sin piedad de cada larga noche
en que tu vulva me abre ante los labios
paréntesis agónicos de ausencia
mientras la soledad se me derrama en vano del sexo dolorido
y el grito con que grito tu nombre de hembra en celo
se pierde entre las sombras del insomnio.

CRISTIAN EL GATO
Todos los derechos reservados

sábado, 8 de octubre de 2011

ESQUIZOFRENIA



Hago el amor con uno que no amo
mientras amo a otro que no me ama
A recordar durante horas me pongo
con que lo debiera estar olvidando
y olvido lo que recordar preciso
para no hacerme este oneroso daño…

Como sin tener hambre
y muerta de ganas ayuno
hago que miento para decir verdades
y a la verdad solo me uno
desde la agnosia profiláctica
y de sed me muero
mientras me ahogo
con el agua al cuello…
es esta mi locura inevitable
desde lo más hondo que me arde
hasta el borde de estos ojos helados
que he sacado hoy por la mañana
y sobre la palma de mi mano
puestos a par con iniciales largas
he querido llevar por delante de mis pasos
por ver o para ver si de este modo
pudiera adelantar en algo
ese día de mañana en el que vivo
porque el de hoy solo provoca este letargo
Orate me han dicho
algunos hasta lo han gritado
y aunque ciertamente no veo nada
nunca lo tuve más claro
por qué hago el amor con uno que no amo
y mientras amo a otro que no me ama…

CARMEN SORIANO LOPEZ
Todos los derechos reservados

viernes, 7 de octubre de 2011

A sorbo lento, en la peor hora



Esta es la peor hora de todas
cuando llega perfecta la noche
y todas las ansias se acomodan
y se vuelven los recuerdos reproches
a esta hora todo duele
a esta hora todo moja
todo falta y todo daña
es la hora más incómoda
y lo único que no te engaña
es ese reloj insolente
brabucón
impertinente
que de la caducidad te habla
de forma tediosa y permanente…

Y vienes amor,
y me cantas nanas
sin entender que es mejor
que pongas tu boca
en la parte menos llana
de la parte que más te nombra
y a sorbos bebas mis ganas
de morir y vivir al mismo tiempo
a sorbos lentos,
decididos
lentos…
grandes
lentos…
intensos
lentos…

Seguro me quedaré dormida
si evitas que me tense la ira
que los recuerdos me avasallen
que me pueda el temor a la vida
si evitas que el reloj me hable
si a sorbos lentos te tomas
esta realidad que me desborda
y me logras un instante amable
donde la tristeza entre en coma
y sea entonces mi boca
la que quiera cantarte una nana
en esta,
la peor hora…
la que todo moja…

CARMEN SORIANO  LOPEZ
Todos los derechos reservados