domingo, 21 de agosto de 2011

Acción de gracias



A qué gracias
no sabes o no quieres saber…

Gracias por barrer
la ira que me carcome
jugándote el bigote
y algo más que eso
poniéndolo todo
en el insensato borde
por el que desaparezco…

Gracias por beber
el miedo que me asesina
jugándote las pestañas
porque están ácidas
esas cerezas guindas
que otro día te guardaba
en una hora más temprana…

Gracias por entender
el hambre que me desnutre
jugándote tan amplia piel
para llenar mis vacíos
porque los huecos míos
tienen nombre sin fecha
y son de miedo enmudecido…

Gracias por ser
consuelo entre mis piernas
jugándote el corazón
para quedarte dentro
cuando yo estoy tan fuera
y flores de vida dar
estando tan yerma la tierra…

Gracias a qué dices y yo sonrío
que de premio sido premio merecido
y dicen que siempre eres bendecido
cuando bien saber ser agradecido
como ahora lo está mi espalda
como lo es mi boca que ya no sangra
y aquí en el borde donde tú acabas…
… feliz se llena y te da las gracias…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados

miércoles, 10 de agosto de 2011

Canción de las verdades



Cincelando a dentelladas
un nombre en mi epitafio
como lo único cierto, el mío
promesa larvaria comprendida
no ser más que ese viaje
a la piedra hoy comprometida
no espero, no serán otros
los que sobre ella me nombren
soy yo… día tras día
quien cuento del recorrido
mellada la boca por testigo
de cómo conozco mi camino
como sabrán de él otros
como yo o bien distintos
cuando reconcilie el destino ese día
tanto que hoy atesoro
con tanto como debía
tal vez de otra vida
ya pasada
o aún no vivida…
Nadie sabe escribir mi nombre
nadie bien lo pronunciaría
si nadie más que yo de mí sabe
sólo yo sé mis iniciales…
ingrata obra dirán muchos
que guardan sus dientes para la chicha
yo afilo con dolor los míos
pero es que estoy demasiado viva
tanto que la muerte rozo
por el lado en el que se inicia…
y así como fantasma de piel vestida
nadie distingue en mis pupilas
si es la muerte o es la vida
la que mira sus almas estremecidas
si no aguantan los ojos miradas
cómo aguantarían mis mordidas
no hay caso, no es posible
junto a esta piedra y las esquirlas
cuento entonces soledades
cuento las horas y los días
mirando pasar las aves
que llegarán aquí a posarse…
una mañana cualquiera
cuando se cansen de su viaje…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

lunes, 8 de agosto de 2011

Aire te llamo



Aire te llamo de nuevo
como ayer
por la paciencia
disoluta la mía que pierdo
la impertérrita tuya
para hacer arcilla con cenizas
y bebiendo de mi miseria
darme la forma más bella
poniendo el alma,
la lengua y las manos
la saliva y cuanto haga falta…
gracias por el traje
me veo más bella de viento vestida
pesa menos el duelo
vuelan más altos los sueños
y se quejan menos las costillas…
Aire te digo
algodón por tu cano pelo
almíbar por tus besos
seda por tus caricias
honor por tu mirada
que sutura cada herida
donde sangra, una sonrisa
donde duele, una licencia
donde amago, una emergencia…
Aire que nunca me falta
para evitar esta asfixia
olvido de olvidarlo todo
despiste del alma envejecida
y bien derriba las murallas
que ya mi musa no salta
se fugó con mi sueño al otro lado
curte la piel que ha quedado
es necesidad no regalo
que se muere si falta oxigeno
el álamo que lloraba tanto…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

sábado, 6 de agosto de 2011

Daños colaterales



Acuden secas las manos a contarme
hasta dónde llegaron los golpes
en esta hora fríamente solitaria
cuando quiero firmar el armisticio
que acabe esta eterna guerra
de mi contra mi misma
del alma contra el alma…

El hospital de campaña
queda del otro lado
donde tus ojos a todos salvan
sin poder llegar a poner apósitos
ni extraerme tanto plomo
que ahora ocupa el espacio
donde guardaba mi agua…
Logrará esta sequía
lo que no lograron las balas
mientras ángeles otros
que saben mi suelo
hipotecan las alas y parte del alma
por salvar lo insalvable
porque está muerto
o peor, puede ser solamente
que derramara sangre por esto
pero agonice porque te pertenece…

Qué guerra hay que no enajene
ni bajas deje como huellas
y puede que muera
o al contrario
recupere entre mis manos la bandera
donde bordé tu nombre junto al mío
en el frente expuesta quedó intacta
sólo ella junto con las ganas
el resto espera que del cielo caigan
gotas de lluvia
o llegue salvamento y traiga el agua…

Mientras, queda la bella cáscara
que al margen de la batalla
sigue adornando de luna
las sábanas de esta cama
suerte que tal vez salve el alma
o déjela para siempre condenada…
entre tanto Suiza me ignora
porque en este caso
no hay neutralidad que valga
solo vale ver pasar las horas
mientras la sangre me ahoga
y se diseca el borde anonadado
que a todas horas te nombra…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Desde mi techo



No sé cómo ocurrió
si es cosa de Dios o de familia
tengo el alma enchapada
puro titanio parece
incomprensible blindaje
por la luz impenetrable…
del pulido que le dio la vida
de espejo para todos hace
todos se acercan siempre
todos en ella se miran
mientras sola se muere
queriendo escaparse
entre dos sólidas costillas…
y al resto tan fuerte parece
por el brillo y la armadura
que nadie sabrá esta agonía
este estar enterrada en mi misma
logré un día una rendija
una grieta venturosa
por la que entraba la luz de día
algo de aire fresco
posibilidad de volver a la vida
engaños todos bienaventurados
que hoy deshace mi ego
el único que la conoce
el que la mantiene viva
el único amante que la sabe
el único que se queda…
ahora mi alma blindada
y mi ego enamorado
dialogan sobre la esperanza
para que ella no se muera
para que él no se vaya…
y mientras yo, desnuda
sin ego y sin alma
miro al techo
una vez más
el techo…
mi techo…
el de todos los solos…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

martes, 2 de agosto de 2011

CARICIAS


El calor es el del verano
el mío se ha perdido, hace un rato
no sé dónde ni por qué causa
o sí sé pero no te lo digo…
qué importa si siendo la hora
en que se decide la partida
me quedo en tablas con cara de tonta
si vienen tus manos como niñas
a cubrirme la piel con hierbaluisa
y tus codos como salvavidas
sostienen tan tiernamente
esa angustia de buscarme
bajo las capas de esta herida…
Qué será entonces de las horas
si se quedaron así adormecidas
en la cuna de tanto arrumaco
habrá que ir a buscarlas
al centro del infierno si hace falta
para dar justa recompensa
a tanta suerte que en mi piel derramas
o mejor solo hacerlo por pura gana
si bien me conoces de antes
y sabes a ciencia cierta
cómo me hierve la sangre…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados