jueves, 7 de julio de 2011

Hipoglucemia



Es la hora del desayuno
y toda el azúcar que falta
en este café que amarga
la tienes con celo guardada
entre los dedos y la baba
entre una cana y un deseo
o entre los morados pliegues
donde grabas mi nombre
sin saber que es indeleble
eso que allí pones será por siempre
testimonio que el tiempo añeje
mientras tomo este café caliente
y dejo derramar algo por mi pecho
para entibiar la falta de azúcar
que también trae el calor dulzura
y graban tu nombre las quemaduras
que solo a fuego me tatúan
esta piel que te exige tanto
a veces entre sudores
o con los pelos erizados
pero siempre pertinente
pues tiene en la tuya su gemela
y sabe a jalea y cardamomo
aunque en esta hora no te huela
ni te toque ni te pueda
seca el café derramado y estira
la piel más tierna que te espera
el resto de horas serán prueba
de cómo se alarga la paciencia
cuando es tuyo el azúcar
y mía la hipoglucemia…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados

16 comentarios:

  1. Siempre son tus ojos luceros para iluminar mil letras, gracias isleña bella, mil besos azucarados.

    ResponderEliminar
  2. Y el café es solito para tomarlo poco a poquito... Qué difícil alcanzarlo, ser poético en lo erótico sin caer en lo ofensivo; lo has capturado, aunque tus deseos no tienen rienda.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Marco por tus palabras las torno aliento, los deseos sin rienda siempre... ya estamos en todo lo demás sobradamente sujetos, besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay Carmen querida. Como de un cafè sacas una rapsodia hipoglucemica para encumbrarlo en un poema con connotados anhelos y encubiertas ansias. Eso es lo maravilloso de tu pluma ígnea despidiendo fuego que quema las pestañas a tus lectores. Ah! Dejame decirte algo: Contigo me tomo un jarròn lleno de cafè sin azùcar, porque con tu dulzura es màs que sufiente. Y para regular tu Hipoglicemia tengo abrazos de miel y besos acaramelados. Te quiero Mujer.

    ResponderEliminar
  5. A veces es mejor un café amargo que todo el azúcar del mundo, que la dulzura nos engaña, nos nubla los sentidos y no siempre hemos de vivir en una nube de azúcar, que es la vida dulce y salada y siempre hay que tener la parte justa de cada una. Un millón de besos.

    ResponderEliminar
  6. Se puede romper así de fácil la monotonía de un desayuno, tratándose de la urgencia de dulce alegoría. Para que no se dude de tu capacidad creativa, haces de un instante la fiesta más expresiva...un café por detonante y una gota fugitiva....te admiro Carmen!

    ResponderEliminar
  7. Puso la flecha en el bendito círculo y la marcó con fuego, taciturnas esperas las de nosotros que se hacen a tu lado para verte con este pulso disparar,yo me veo en cada letra y después descreído me voy a pasear...Pero vuelvo, por mi café y tu azúcar, salgo pleno en la media mañana de tus musas atadas noblemente a los senderos de mi prisa, que también se encuentra con las tuyas, para asistir al polígono, donde todos disparamos y acertamos , pero nadie como vos Europa...nadie de forma tan bella como vos...

    ResponderEliminar
  8. Que buen desayuno y que buena dosis de erotismo tratado magistralmente como siempre,esta muy bien compaginado el azúcar y la hipoglucemia,yo que la sufro se de que hablo y si me vienen con este azuquiqui ¡¡que bueno,jajaja,me encanta tu arte amiga

    ResponderEliminar
  9. Fabio, desde el profundo temor ante cualquier daño sufrido por tus pestañas, mil gracias amigo mío, por tan bien acompañarme siempre y tan bien verme, contigo hasta jarabe de hígado de bacalo tomaría, mil besos mi querido Fabio.

    ResponderEliminar
  10. Mi Mara amada de los equilibrios necesarios solo se de mi dependencia de la cafeina, te quiero reina mía, gracias siempre por ser aliento y pura alma compartida, te quiero.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Mardy, haces fiesta cualquier hora en la que llegas y lo es en esta en la que te encuentro, gracias por prestarle ojos a mis momentos, mil abrazos con cuanto azucar precisaras...

    ResponderEliminar
  12. Mi amado Restrepo, como amazona que aun conserva los dos pechos soy, tente siempre de diana para hacer contigo práticas o derribos, mil gracias luz por atender mis desayunos y ser una inspiración tan divina, de cuanto te quiero no precisas que te diga...

    ResponderEliminar
  13. Me encanta a mi que te encante Mayte, y ahora que se que también sabes de ese mareillo que provoca la falta de azucar en sangre, ten toda la miel que te llegara de mi boca al darte los mil besos que mereces mi querida asturiana!

    ResponderEliminar