lunes, 18 de julio de 2011

Relax


Estalla en mis venas el veneno
y todo lo ocupa el stress, que dicen
no es para la piel nada bueno
sigue la arritmia dañando nervios
y la pereza de ser sigue existiendo
Hoy no quiero querer
sólo haré por sentirme querida
dejaré que me quieras
sin mover un dedo
sin poner de mi nada en ello
sin decir ni hablar ni bajarme al medio
acaso te daré algún cansado resuello
un desleal eco del grito que clama dentro
algo de agua
un poco de incienso
alguna gota almibarada
sólo es relax lo que quiero
te toca a ti encontrarlo
en lo más hondo de mi silencio
busca, escarba y atina
halla la forma más acertada
de matar esta rutina
trepar paredes para no llegar a nada
como orate mordiendo esquinas
usa tu boca sin las palabras
y haz con el aire serpentinas
que me traigan la calma
y destierren la desidia
le den relax a mi alma
que se muere
de tanto habitar la prisa…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

miércoles, 13 de julio de 2011

Adecentando...


Podría poner sales a este baño
alguna sustancia aromática
afrodisiacas esencias exóticas
y algunas flores de loto
disponer para decorar el agua…
Podría pero no quiero
este baño es como está…
…perfecto…
ni frío ni caliente
a la temperatura de mi cuerpo
ya extrae sus propios aromas
como hacen tus ojos con mis recuerdos
y resbalarán luego por los azulejos
cuando yo ya no esté
será mi piel destilada
la que recorra el espejo
de este baño de tu casa
en el que ahora me sumerjo
entre tus piernas atrapada
y con tu pelo como esponja
qué habría que lo mejorara
salvo el hacerlo eterno
y decir luego con la piel arrugada
que nada como ensuciarme hasta el cuello
para venir hasta tu casa
para bañarme de nuevo…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

jueves, 7 de julio de 2011

Hipoglucemia



Es la hora del desayuno
y toda el azúcar que falta
en este café que amarga
la tienes con celo guardada
entre los dedos y la baba
entre una cana y un deseo
o entre los morados pliegues
donde grabas mi nombre
sin saber que es indeleble
eso que allí pones será por siempre
testimonio que el tiempo añeje
mientras tomo este café caliente
y dejo derramar algo por mi pecho
para entibiar la falta de azúcar
que también trae el calor dulzura
y graban tu nombre las quemaduras
que solo a fuego me tatúan
esta piel que te exige tanto
a veces entre sudores
o con los pelos erizados
pero siempre pertinente
pues tiene en la tuya su gemela
y sabe a jalea y cardamomo
aunque en esta hora no te huela
ni te toque ni te pueda
seca el café derramado y estira
la piel más tierna que te espera
el resto de horas serán prueba
de cómo se alarga la paciencia
cuando es tuyo el azúcar
y mía la hipoglucemia…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados