domingo, 5 de junio de 2011

Pasillos



Acerca de la inevitabilidad qué te cuento
de cómo me acecha o de cómo la siento
y no vale que diga que es culpa de tu cuello
aunque descuelgue por él cada suspiro
es sólo culpa mía y de estos mis dedos
que viven con más prisa que sabiduría
y de estos ojos que no saben nada
del gusto por mirar hacia otro lado
cuando saliendo así del baño, o entrando
no entienden de otros parajes
que no sean las cumbres de tus hombros
o el plano de tu pecho o tu centro
es por eso que con las esquinas me golpeo
eso es lo que zarandea ahora mi lengua
que no puede decirte nada
si no lo hace entre tus pliegues atrapada
había prisa, pero eso antes
tendrá que esperar todo lo perentorio
pues te has topado con mis ojos
en este pasillo angosto
entre el baño y el dormitorio
y ahora no hay nada más importante
que comerte de este modo…
si todo esto es acaso mi culpa
después de acabar contigo
o conseguir que conmigo te confundas
sabré entonces disculparme…
ahora, sólo permite que ocurra.

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

11 comentarios:

  1. Las disculpas salen sobrando..auque la cabeza se debe mantener sobre los hombros y no en las alturas prque las esquinas de los muebles nos bajan al piso de fea manera amiga...

    ResponderEliminar
  2. Bien dices porque bien entiendes amiga mia, observa quién recorre tus pasillos y sele culpable de lo que quieras, seguró que no te exigirá luego una disculpa... me alegra tanto Olivia, tanto...

    ResponderEliminar
  3. Como siempre me cautivas,me enamoras,me enojas,me aprestas,me sueltas,bailo al vaivén de tus letras,que se han convertido en adicción de mi alma!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Alberto, es tu presencia como el canto del colorín que con solo sus trinos te alegra la mañana toda, mil gracias siempre por ese cuidado tierno que le das a mi letra y mi alma, besos Alberto.

    ResponderEliminar
  5. Divino erotismo, Carmen, irresistible. La mujer atractiva que eres, con esa poesía en su poder, debe ser una fuerza avasallante. Gracias por tu poema, Carmen, ¡ah!, hermosa sutileza la del verso final, en que consigues meter otro poema completo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Cristián, ya voy reconociendo tus comentarios sin que me muestres el nombre que hay detras del collar del gato, besos!

    ResponderEliminar
  7. TENGO LA FE PERFECTA EN EL INSTANTE,TU LOCA PERFECCIÓN ME HACE CALAMBRES, Y SIENTO EL VERDUGÓN EN MIS MIRADAS CON TAN SÓLO MIRARTE EL QUE TE HICISTE...MIS HOMBROS QUE TE SIRVEN, MI ESPALDA TE LA DONO, MI PLEXO TE LO SANGRO, EL CORAZÓN AMANSO TODO EL DÍA...TE DEJO LO DEMÁS PARA QUE HAGAS LO QUE A BIEN TENGAS MORA, DE CONFIANZAS EN TI LATE MI CARA, Y LAS VEZ CUANDO ABRES ESOS OJOS, QUE ALUMBRAN MI CABAÑA...ENTERA...

    ResponderEliminar
  8. si todo esto es acaso mi culpa
    después de acabar contigo
    o conseguir que conmigo te confundas........

    Cuando se ama, no se disculpa se ama más...

    Mi Voz de ángel que delicia de vida das...
    Esto es Arte.......Eres mi caja de pandora, me das tanto y eso exquisito... Reitero MI LUJO...

    ResponderEliminar
  9. Tómalo todo entonces Abi... quédate en este rincón conmigo o ven cuando quieras, te pertenece, besos Abimusa!

    ResponderEliminar
  10. Hay que pisar firme en el suelo y cuidarse de las esquinas... Te quiero poeta.

    ResponderEliminar