viernes, 3 de junio de 2011

El que también pretende



Paño mojado pon en tu boca
infeliz que no tienes pelo
ni piel ni sombra
oscurécete del todo
vete
vuelve a tu casa de miedo
la carroña espera mientras ablanda
vete
aquí no te quiero
sólo me caben personas llanas
vete
nada de mi te pertenece
si son verdades de toda era
que está lo sucio siempre fuera
y no nace la pureza del aire
sino del saberse verdadero
vete
si la inquisición me pasó de largo
no serás tú quien ahora me aceche
si es sólo mío lo que mío se mantiene
vete
seguro habrá quien te crea el cuento
y esa lección tuya que uso de abanico
para hacer viento y mover mi pelo…
mientras tú te escueces en tus sentencias
yo desde mi paz me río y me engrandezco…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

7 comentarios:

  1. No sólo desde el patio arma la flecha su diserto para alcanzar, con rúbrica sinuosa su diana encirculada, su designio...Pero parar sistemas planetarios, acaso no convenga, es mejor pensar que en un crisol donde el alma quepa y sea nuestro cuerpo secundario, habremos de quedar cabiendo dignos para quemarnos al final hasta poblar nuestro propio cenizario, como aves sin alas que volaron...

    ResponderEliminar
  2. Es difícil vivir sin que nos enjuicien, cuanto más si somos públicos y notorios en nuestra manera de ver y hacer. Pero si en tu casa no quieres a quienes como fariseos se comportan, con no abrirles las puertas lo tendrás fácil, evitarás tener que echarlos de tu templo a latigazos o improperios. Que desde la calle, pueden criticarte igual y puedes hacerles el mismo o ningún caso.

    ResponderEliminar
  3. Mande Restrepo? me he perdido en tu comentario más que un mapache en una fábrica de mantecados en Estepa... pero mil gracias siempre luz, de todo cabe si tú lo traes, besos.

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Mabel, el problema es cuando se dejan ver y ya es tarde, que se presenta vestido el que solo su visión entiende, a veces, con cualquier traje, entonces, mejor darle aviso que soportarle, los de la calle quedan siempre en la calle... besos linda!

    ResponderEliminar
  5. Querida Carmen, vengo a buscar reavivar el recuerdo de tus idas y venidas por ese corazón sombrío y luminoso al que alejas y atraes en eterno círculo concéntrico, espiral al infinito?...quién lo sabe, hoy lo alejas, y con mayúsculas, quizá debiste hacerlo con minúscula, si no, que patrón usarás para llamarle?...ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Silvia por venir a esta otra casa, no hay nada más que quiera lejos de mi que la pobreza de espiritu y el prejuicio, salte de esa espiral que no es tal, si es mi amor lineal y firme y los poemas, son solo poemas... y no siempre el contexto es el pretexto amiga mía...

    ResponderEliminar
  7. llegue por viento a tus arboledas...sigo poco a poco tus huellas...Mil besos de los de siempre...

    ResponderEliminar