domingo, 22 de mayo de 2011

Uno de esos días


Hoy es de esos días
esos que llegan por sorpresa
entre ecos de antiguos ritos
de antiguas fiestas en Grecia
de bacanales que olvidaron los poetas
de pura vida disuelta en cuerpos,
hoy es de esos días
en los que son más manos precisas
tres bocas, seis ojos, dos verdades
entiende amor que son precisos
porque no entiende de turnos
esta piel que por todos lados ruge
y duele la urgencia en todos sitios
y tu cuerpo que es todo siempre
se hace tan pequeño
cuando así me asalta Dionisos
que estuvo allí presente
el día que me hicieron
para dejar una marca que no se ve
entre la nuca y el perineo…
Hoy es de esos días
en que todo es poco
o yo soy mucho
voy a esconderme en un poema
espero que este mismo sirva
mientras sangran los labios que muerdo
lucha siempre en la que sobran arrestos
y faltan, como hoy
que es un día de esos,
otras manos que me asistan
y protejan todo mi cuerpo…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. Entre esto y aquello...La nuca y el perineo parecen ser dos puntos lícitos y divinos para armar el sitio fatal de la pelea por Eros y Dionisio...Verlos allí, luchando por los magnos equilibrios, y tú y yo mientras jugando a descubrir, como siguen allí todos los claroscuros y lo níveos lugares, que nos llaman y nos callan desde el siempre...que bello...!!!

    ResponderEliminar
  2. Solo tu mirada amplia y su sabia indulgencia podrían así entender la belleza, que nada más quiere el cuerpo que en varios se busca que de eso mismo hacerse, gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Serán días de sosiego
    Aquellos cuan ninguno idolatre
    Ni extinga
    Sólo ame, da igual a un lado que al de enfrente
    Serán luces, sin sombras
    Porque habremos comprendido
    Que tus manos sienten el cálido roce como tuyo
    Y la gélida ausencia, como castigo
    Bello ese día, donde las lenguas no sólo hablen
    Sino se enrevesen en el disfrute…
    Bsts.Mil entre pensamiento que cruzan tus pieles.

    ResponderEliminar
  4. Bien recibidos versos y alma aun más que agradecida, se precisaba sobre mi piel tu paseo, gracias siempre Santiago, grande tú también en mi pensamiento.

    ResponderEliminar