miércoles, 25 de mayo de 2011

Sin más con menos...


Ahora que sabes todo
o así lo parece
ponme nombre
vamos
vamos
que espero
agárrame del pelo
dime dos mentiras
y luego lánzame al suelo
a buscar verdades
o a sentir el vértigo.
Di mi nombre en voz alta
mientras mi boca se baja
y se esconden las meigas
que no quieren saber
de queimadas sin calderos
si en este cuenco de mi pecho
quemaré todos los sortilegios
mientras repites mi nombre
para que quede pegado en el techo
que no habrás de olvidarlo nunca
por más que me cambie de lecho…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

4 comentarios:

  1. El duro precio de la sinceridad, Carmen, a veces es un corazón roto -cuando no dos- pero enfrentarlo todo, aun el dolor, con dignidad, es prerrogativa sólo de unos cuantos. Poeta, nuevamente me encuentro asombrado ante la fluidez y la calidad poética de tus imágenes, ante la claridad con que transmites tus mensajes y me contagias con tus sensaciones. Gracias, Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Cristián, nuevamente pasa, quítate la ropa y la vergúenza y deja ser a la piel y al pensamiento, mil gracias sinceras.

    ResponderEliminar
  3. Que distinto este balneario tuyo... Lo mismo te llenas de barro que de aguas limpias y analgésicas... Que grande eres mi poeta.

    ResponderEliminar
  4. Renueva la sangre alternar el agua fría y la caliente, renuevan turgencias los senos y el seso... esperemos! gracias mi linda!

    ResponderEliminar