martes, 17 de mayo de 2011

Fragilidad


No se sabe el vidrio frágil
hasta que algo lo golpea
así ocurre con este ego mío
altivo, ególatra y suicida
que busca la mejor excusa
para ser de esa manera…
se proyecta en el viento
en mitad de la escalera
toca la flauta sin saber solfeo
entra y sale del hogar del miedo
se expone ante Alí Babá desnudo
esconde sus ruinas tras las nubes
imita al camaleón por hacer algo
y todo ello bien organizado
para no salir de si mismo
para no lidiar con la verdad
que no debería ser afrenta
pero duele…
como el golpe que al vidrio revienta
porque siempre resta lo factible
porque los sueños ahuyenta
y yo sé que sería mejor
que su fragilidad reconociera
pero este estúpido ego
es sordo y es ciego
lástima que no sea mudo
pues no deja a todas horas
de quebrar lo que quiero entero
con esa voz incesante que repite
no lo hagas, no lo hagas…
yo soy tu único rey y tú mi reino…

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

6 comentarios:

  1. La única batalla
    Perdida
    Pues nací Yo
    Y hasta el túmulo
    Arrastraré este pesar
    A veces vacuo
    Otras, áurico
    Aunque romperme pueda
    Mi transparencia es mi don…
    Seguiré recorriendo esa amalgama de cuerpos estirados
    En pos de la nívea señora, protegido cuan reina madre…
    Bsts Carmen…

    ResponderEliminar
  2. Y me haré de tu reflejo, frente a ti, frente al resto, para mejor verme o serme o acaso, como Alicia, atravesarlo me lleve donde me lleve, de nuevo gracias por saber verme siempre, mil besos Santiago!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Idelys, me alegra que te guste es puro estímulo...

    ResponderEliminar
  4. Llevamos diferentes roles en la vida,nos son necesarios,uno de ellos es el ego,sin el no seriamos nada,seriamos como ese vidrio, frágiles,te da seguridad,contra los avatares de la vida,el ego al final solo es uno mas de nuestros fantasmas,aunque la definición,la han vestido de negro,el ego puede ser también altruista,por eso amiga ,que sea tu aliado para combatir la fragilidad,se cristal de bohemia,pero que no se te note.Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  5. Lo siento, Carmen, pero creo que debo disentir un poco de tu poema. No creo que tu ego te mienta cuando te dice que eres una reina, una dama, una Poeta... Más bien creo que han de ser duras las circunstancias que lo golpeen para lastimarlo. Por otro lado, Carmen, la belleza del poema no me deja sino entrever que hay una poderosa convicción de hacer poesía con cada movimiento de tu vida, con cada latido de tu corazón, incluso con las horas en que tu ego rompe lo que quieres entero. Tal vez sea pertinente decirte lo que sí veo claramente: El ego de una mujer como tú, necesariamente debe corresponder a la talla de una mujer como tú, Poeta magnífica.

    ResponderEliminar