sábado, 21 de mayo de 2011

A la buena sombra



Acogerme a esta hora a la sombra
asilo bajo el árbol que mejor se encumbra
y partir así por la mitad la duda
la sempiterna pregunta
a qué sabrá el viento tras un día sin lluvia
imaginando siempre si será a sal
a gasoil con pimienta y mantequilla
si serán tonos de mar dejados en las papilas
o será sacarina adherida en las amígdalas
y mientras bailan las respuestas elegidas
toma por asalto el agua mi boca
y esa tórrida colina que ahora
se acerca exhausta a buscar tu sombra
o alguna que otra gracia que recomponga
este traje que se deshilacha
y deja entrever una nueva cana
que no sabrá nunca de peines
ni de mano de experto peluquero
pero que ha venido allí para quedarse
y con el resto,
para el resto interrogarme…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados





4 comentarios:

  1. Como gota adherida a la cornisa por el ducho pegamento en que he convertido tu saliva, me quedo aquí prendido de las sobras del mar y el celo resabiado de la lluvia, que no puede por más que preguntarse si se suelta en el cielo para rodar por este descansillo antes que caiga al suelo y por mirarte, acabe a mi mismo haciéndome homicidio...

    ResponderEliminar
  2. No te mataría la caida querido, acaso algo de mareo... o puede que sí, otra pregunta abierta...

    ResponderEliminar
  3. Sin dejar escapar ni la alegría ni el sufrimiento
    Arranca la nívea señal, y guárdala preciada
    Porque cuenta tanto sus devaneos que apenas
    Podrá escapar a sus oídos las historias vencidas
    Y disfrútate, apenas algunos llegan a copar las máximas poblaciones, de ciencia cierta en tan bellos parajes vividos…
    Bsts.Piel, que recorres mi cuerpo sin apenas verme.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Santiago que de visto eres amado y de sentido bien esperado siempre, en portal o mesa de lujo, tu llegada es siempre causa de fiesta.. besotes.

    ResponderEliminar