viernes, 27 de mayo de 2011

Estancias



Tres menos cuarto de la madrugada
cuatro piernas
cuatro manos
dos miradas
un cerebro
y ni una sola razón para estar en aquella explanada
varios pinos avergonzados
algunos restos de vidrios rotos por el suelo
restos de otras visitas
tal vez con más motivo
o tal vez no…
Sólo estar allí
estar
por estar en algún sitio
estar por no estar en otro lado
o porque así se respira mejor
más deprisa o más profundo
porque la densidad del aire cambia
dentro de esos vehículos
entre el volante y la palanca
que no cambia nunca ninguna marcha
pero igualmente se acelera algo
nadie le preguntó… pero diría
sí,
grabó sus letras sobre la piel
que de tanto roce clareaba
en aquella manía de alcanzar el alba
más rellena y más desecha
estando, sin estar…
y volver preguntando al sol siempre lo mismo
¿por qué son los coches tan estrechos
cuando sobra tanta rabia?

Carmen Soriano
Todos los derechos reservados

2 comentarios:

  1. En el coche la cosa debe ser complicada... Yo soy muy tradicional... La cama... Por comodidad más que nada... Bueno para que engañarnos, nunca se dió la oportunidad...

    ResponderEliminar
  2. De aquellos años mi niña.. luego se vuelve una más sibarita.. siguiendo tu rastro y paseo, gracias mi prenda!

    ResponderEliminar